1. BIOGRAFÍA

external image Jes%25C3%25BAs%2Bde%2BNazaret.jpg
JESUS DE NAZARETH




Predicador judío fundador de la religión cristiana, a quien sus seguidores consideran el hijo de Dios. El nombre de Cristo significa en griego «el ungido» y viene a ser un título equivalente al de Mesías. Por lo demás, la infancia de Jesucristo transcurrió con normalidad en Nazaret, donde su padre trabajaba de carpintero. Hacia los treinta años inició Jesucristo su breve actividad pública incorporándose a las predicaciones de su primo, Juan el Bautista. Tras escuchar sus sermones, Jesús se hizo bautizar en el río Jordán, momento en que Juan le señaló como encarnación del Mesías prometido por Dios a Abraham. Se dirigió fundamentalmente a las masas populares, entre las cuales reclutó un grupo de fieles adeptos (los doce apóstoles), con los que recorrió Palestina. Predicaba una revisión de la religión judía basada en el amor al prójimo, el desprendimiento de los bienes materiales, el perdón y la esperanza de vida eterna.

Su enseñanza sencilla y poética, salpicada de parábolas y anunciando un futuro de salvación para los humildes, halló un cierto eco entre los pobres. Su popularidad se acrecentó cuando corrieron noticias sobre los milagros que le atribuían sus seguidores, considerados como prueba de los poderes sobrenaturales de Jesucristo. Esta popularidad, unida a sus acusaciones directas contra la hipocresía moral de los fariseos, acabaron por preocupar a los poderosos del momento. Consciente de que se acercaba su final, Jesús celebró una última cena para despedirse de sus discípulos; luego fue apresado mientras rezaba en el Monte de los Olivos, al parecer con la colaboración de uno de ellos, llamado Judas. Comenzaba así la Pasión de Cristo, proceso que le llevaría hasta la muerte tras sufrir múltiples penalidades; con ella daba a sus discípulos un ejemplo de sacrificio en defensa de su fe, que éstos asimilarían exponiéndose al martirio durante la época de persecuciones que siguió.


2. CARACTERÍSTICAS DESTACADAS DEL PERSONAJE COMO LÍDER.

EL COMPRENDER A LOS DEMÁS

Jesús era un líder que escuchaba. Debido a que amaba a los demás con un amor perfecto, escuchaba sin ser condescendiente. Un gran líder es aquel que escucha, no solamente a los demás sino también a su conciencia y a la inspiración de Dios.

Jesús era un líder paciente, persuasivo y amoroso. Cuando Pedro desenvainó la espada y golpeó al siervo del sumo sacerdote cortándole la oreja derecha, Jesús le dijo: "...Mete tu espada en la vaina…" (Juan 18:11). Sin enojo ni agitación, serenamente Él sanó la oreja del siervo (véase Lucas 22:51), y Su reprensión a Pedro fue bondadosa pero firme.

Por amar a Sus seguidores, Jesús estaba en condiciones de decirles la verdad, de ser sencillo y sincero con ellos. Hubo veces en que amonestó a Pedro, precisamente porque lo amaba, y éste, por ser un gran hombre, pudo madurar gracias a esas amonestaciones.

EL LIDERAZGO ABNEGADO

El liderazgo del Salvador era abnegado. Siempre puso Sus necesidades y a Sí mismo en segundo plano y dedicó Su tiempo a ayudar a Sus semejantes en todo momento, y lo hizo infatigable, amorosa y eficazmente. Muchos de los problemas del mundo actual son causados por el egoísmo y el egocentrismo de muchas personas que exigen, implacablemente, demasiado de la vida y de los demás a fin de satisfacer sus propias demandas. Esa actitud es completamente contraria a los principios y prácticas que ejemplificó el líder perfecto, Jesús de Nazaret.

El liderazgo de Jesús destacaba la importancia de saber discernir con respecto a otras personas, sin procurar controlarlas. Él se preocupaba por la libertad de Sus seguidores de escoger cuál será su curso; e incluso Él mismo, en aquellos momentos tan trascendentales, tuvo que optar voluntariamente por sufrir en Getsemaní y ser clavado en la cruz del Calvario.

LA PARTICIPACIÓN

Jesús sabía cómo dar participación a Sus discípulos en el proceso de la vida. Les dio cosas importantes y concretas para hacer a fin de que lograran su propio desarrollo. Otros líderes han tratado de ser tan competentes que se han esforzado por hacerlo todo ellos mismos, lo cual produce escaso progreso en los demás. Jesús confía en Sus seguidores hasta el punto de compartir Su obra con ellos para que progresen. Ésa es una de las lecciones más grandiosas de Su liderazgo. Si hacemos a un lado a otras personas con el propósito de cumplir una tarea más rápida y eficazmente, la tarea se hará pero los seguidores no obtendrán el progreso y el desarrollo que son tan importantes.

3. UBICACIÓN DEL LÍDER DENTRO DE UNA O VARIAS CATEGORÍAS DE LAS VISTAS EN EL MÓDULO 1 Y SU JUSTIFICACIÓN.
LIDER CONSULTIVO: Jesús tenía mucha confianza en sus súbditos por lo que siempre le gustaba escuchar cada opinión, motivaba a través del ejemplo y ademas aplicaba algunos castigos pero de manera espiritual con el fin de generar cambios en las personas.
LIDER PARTICIPATIVO o DEMOCRATICO: Jesús en su largo vida demostró ser una persona que le gusta fomentar la participación, él le agradaba generar espacios para que los demás opinaran, y adicionalmente sabía escuchar a sus súbditos y a sus enemigos.
LIDER VISIONARIOS: Jesús siempre tenía un horizonte e ideales bien definidos, el cual era difundir la palabra de Dios y que las personas la colocaran en práctica en sus vidas. Ademas presentaba las siguientes características: Alcance de pensamiento, pensamiento visionario, complejidad cognitiva, equilibrio ante la incertidumbre, portavoz, conocimiento de su entorno, impacto social, estas cualidades lo hacían ser un líder al cual seguir, y creo yo que es uno de los mejores ejemplos de liderazgo en el mundo y en el universo, el no pensaba tan solo en la parte material, si no que iba mas allá de los pensamientos del ser humano, y era dar conocer con su palabra y sus hechos lo verdaderamente importante que tiene un líder y es la parte espiritual.
LÍDER DE CONSECUCIÓN: Jesús Influía en los demás de una manera sutil; él siempre demostraba con hechos y no con siempre palabras las cosas, con el fin de lograr el seguimiento y colaboración de sus súbditos; las características de este gran personaje eran: confianza en sí mismo, autocontrol, integridad, mirada positiva, impacto personal, fuerza impulsora, orientación de consecución, constancia y coherencia, razonamiento crítico, puntos de mira, comunicación, escucha activa, influir, crear equipo, comprensión interna. Estas y muchas mas características hacían de Jesús un líder nato, y por ende no tenia que realizar mayor esfuerzo para que lo siguieran, ya que la gente lo veía a él como una persona con grandes atributos espirituales y de ayuda a la comunidad.



4. RETOS QUE DEJA ESTE LÍDER PARA LA VIDA PERSONAL, SOCIAL O EMPRESARIAL SEGÚN EL CASO.

No necesito justificación por mencionar algunos de los logros de Jesucristo para ayudar a los que quieran tener éxito como líderes. Si queremos lograr el éxito, ahí está nuestro modelo. Todas las ennoblecedoras, perfectas y hermosas cualidades de la madurez, de la fortaleza y del valor se encuentran en Su Persona. Tal vez lo más importante que les pueda decir en cuanto a Jesucristo, es que Él vive y en verdad posee todas las virtudes y los atributos de los que nos hablan las Escrituras. Si pudiéramos llegar a saber eso, conoceríamos la realidad fundamental del hombre y del universo. Si no aceptamos esa verdad y esa realidad, entonces no tendremos los principios inalterables ni las verdades trascendentales por las cuales podamos vivir con felicidad y prestar servicio. En otras palabras, nos resultará muy difícil llegar a ser líderes productivos a menos que reconozcamos la realidad del líder perfecto, Jesucristo, y le permitamos ser la luz que nos alumbre el camino.